Entradas

Restos de Warhol

Imagen
Anoche estuve pensando sobre Andy Warhol. Resulta difícil escribir sobre un artista tan polifacético, del cual existe una abundantísima bibliografía, una figura sobre la que han reflexionado algunos de los críticos y pensadores más importantes de la segunda mitad de siglo XX como Michel Foucault, Gilles Deleuze, Jean Baudrillard, Hal Foster o Benjamin H. D. Buchloh, por citar unos pocos. Llegados a este punto, podría pensarse que decir algo novedoso o relevante sobre Warhol en la actualidad es una tarea difícil; pero el artista pop estadounidense es una figura perversa, ambigua, inteligente y compleja que invita a revisar y repensar su obra una y otra vez. Como todas las grandes obras, la producción artística de Warhol nunca agota el pensamiento. Y anoche estuve pensando en Andy Warhol.  Estuve pensando que en algunas de sus obras hay algo que falta. Esto puede notarse especialmente en su serie sobre muertes y desastres, que realizó a través de motivos como la silla eléctrica, el accid

Una bala entra, sale todo lo demás

Imagen
Scanners (1981) es una película de David Cronenberg que cuenta la historia de un conjunto de sujetos homónimos nacidos con desórdenes telepáticos. En el filme no se entiende la telepatía como una forma de leer la mente, sino como toda una conexión psíquica que permite a los scanners conectarse neuronalmente en un solo sistema nervioso. Este fenómeno puede usarse para conectarse y fluir a través de un sólo sistema generado en torno a una multiplicidad de mentes/cuerpos o para, literalmente, reventar cabezas. En cierto sentido, la película puede ofrecernos una valiosa lectura sobre los peligros del anonimato colectivo: puede establecerse a través de un nosotros donde pervive la individualidad de cada yo, o bien a través de una lógica homogeneizadora que desemboca en la masa. El filme también presenta evidentes tintes sociopolíticos ya que todos los scanners son inadaptados, individuos categorizados como desequilibrados mentales que han sido relegados a los estratos marginales de la socie

Recortes humeantes: «Tangled up in play» en F2 Galería

Imagen
La galería F2 presenta Tangled up in play , un proyecto expositivo que cuenta con collages de Katja Angeli y piezas escultóricas de Fuentesal & Arenillas. Tal y como reza el título de la exposición, las obras parecen el resultado enredado de todo un proceso de creación que emplea como recurso principal el recorte. Fotografía de Roberto Ruiz Katja Angeli realiza una serie de collages con su habitual tono pop, marcados por aquello que a principios del nuevo milenio empezó a sonar como comic abstraction a raíz del trabajo de artistas como Inka Essenhigh o Frank Nitsche. Si bien podemos encontrar reminiscencias de algunos de estos autores, las obras de Angeli se alejan de los referentes del cómic empleados por Essenhigh, al mismo tiempo que el toque de humor cínico presente en algunas de sus piezas dista de la abstracción y aparente frialdad industrial de autores como Nitsche. Las composiciones, formadas por recortes de papel de colores planos, tienen el ovni como motivo recurrente,

Deseo (atlas)

Imagen

Regímenes de (hiper)visibilidad: conflictos de la cultura-red desde el pensamiento de Jacques Rancière (IV y final)

Imagen
4. Espacios políticos de lo anónimo La emancipación del espectador-usuario y la creación individual de resistencia colectiva y nuevos espacios crítico-políticos en la red parecen posibles, sin bien es cierto que se produce bajo las demandas del capital, bajo una constante combinación disensual/consensual y bajo la aparente desigualdad de inteligencias. Entonces, ¿es posible una emancipación en la red que no esté mediada por el capital? En este punto, puede ser de ayuda el concepto de metapolítica , a saber, «el pensamiento que pretende terminar con el disenso político mediante un cambio de escena, mediante un desplazamiento desde las apariencias de la democracia y de las formas del Estado a la infraescena de los movimientos subterráneos y de las energías concretas que los sustentan» [1]. Este «cambio de escena» bien puede darse en la «infraescena» de la red, esto es, espacios no mediados por el capital de la web 2.0, espacios virtuales «subterráneos» como la dark web donde se permi

Regímenes de (hiper)visibilidad: conflictos de la cultura-red desde el pensamiento de Jacques Rancière (III)

Imagen
3. Redes sociales: disensos y consensos de la colectividad digital Los espacios sociales de la cultura-red por antonomasia son las redes sociales, lugares que propician la creación de colectivos tanto como la configuración de disensos. Podría argumentarse inocentemente que las redes sociales ofrecen una versión alternativa, mutatis mutandis , de los espacios ideales de la estética relacional abanderada por Bourriaud, generando un «intersticio social para definir comunidades de intercambio que escapan al cuadro económico capitalista por no responder a la ley de la ganancia» [1]. Pero esto implicaría no comprender las lógicas del capitalismo en la cultura-red, un espacio inherentemente caracterizado por el exceso, la acumulación y la saturación donde sí existe una visión imperante cuantitativa del valor, donde se produce una «equivalencia entre valor y visibilidad» [2]. Estos espacios virtuales plagados de identidades aparentes y saturado de imágenes del yo ejemplifican a la perfección

Regímenes de (hiper)visibilidad: conflictos de la cultura-red desde el pensamiento de Jacques Rancière (II)

Imagen
2. La «transformación capitalista de un mundo conectado» Para analizar el espacio-tiempo de internet es necesario proyectar una mirada crítica y descubrir cómo la libertad y democratización que la red puede ofrecernos es, en parte, una apariencia mediada por el capital y producida por empresas privadas. Olvidamos que espacios virtuales de uso diario como Google, YouTube, Amazon o Facebook no son sólo páginas web sino empresas privadas — con dueños e intereses económicos basados en la privacidad y los gustos personales — , que impiden que el usuario goce de una total libertad. De hecho, es necesario definir la cultura-red como una «cultura mediada por las pantallas (...) configurada por la mirada y las lentes políticas y económicas» [1], un espacio excedentario donde «la visibilidad marca el valor social del excedente» [2]. Podemos considerar la sensibilidad y las dinámicas que imperan en la cultura-red como herederas (o consecuencias) directas de una ruptura postmoderna, negada y defen