Entradas

Mostrando entradas de julio, 2020

Algunos apuntes (cinematográficos) sobre la apnea

Imagen
Coge aire.  Coge todo el aire que puedas. Este relato tendría que durar tanto tiempo como puedas contener la respiración, y luego un poquito más. Chuck Palahniuk, Tripas Lo que está muerto no respira. Respirar es algo de vivos. Cuando uno muere, deja de respirar. Aguantar la respiración podría ser una forma de empezar la muerte para luego apartarse del camino. Aguantar la respiración supone impedir una actividad constante —e inconsciente— que nos mantiene vivos. Se trata, en cierto modo, de rebelarse contra la vida (huir de ella pero sabiendo que vas a volver).  La apnea olímpica convierte todo esto en una competición. Veamos quién pasa más tiempo suspendido en este limbo, ese estado suspendido en vida en el que nos acercamos (aunque nos encontramos igualmente lejos) a la muerte. Dejar de respirar implica dejar de ser humano (en la apnea participan personas vivas luchando por dejar de ser humanos). Pero es una lucha pasiva, silenciosa: los cuerpos descansan bajo el agua, flotan sin mo